Redes sociales: El Ying y el Yang de la especie humana

16 agosto, 2017 - 9 minutes read
Redes sociales: El Ying y el Yang de la especie humana

Redes sociales: El Ying y el Yang de la especie humana

Si fuese socióloga me estaría frotando las manos por el gran universo que las redes sociales ha abierto para el estudio del comportamiento humano.
Me encanta la gente y me maravilla todo lo que esta nueva era digital permite conocernos y conocer de los demás. Y en contra de lo que muchos piensan, las redes sociales creo que humanizan, con todas sus consecuencias eso si, y esto, para muchos, no es bueno ya que muestran su parte más animal, sus instintos más básicos, reflejo de los grandes pecados capitales, que seguramente, de otra manera, nunca se atreverían a mostrar.
Sinceramente todos los extremos son malos. Y de igual manera, como en todo, el sentido común es lo que marca la diferencia entre el uso adecuado o no de las redes sociales.

Podríamos abrir un debate sobre la perversidad de estas herramientas , la privacidad, el uso de los datos por parte de algunas empresas…etc. pero no dejan de ser un reflejo de la sociedad, nos guste o no, y de sus necesidades. Encendamos la televisión y veámoslo. El tipo de programa que se emite refleja el tipo de sociedad que somos.
Y lo único que realmente me preocupa es que las nuevas generaciones crezcan creyendo que su autoestima viene condicionada por el reconocimiento y aceptación publica única y exclusivamente y dejen de trabajar la seguridad en si mismos, la motivación, la tolerancia, el crecimiento y el desarrollo personal.

Pero hoy vengo a sacar la parte positiva de las redes sociales (no profesionales) y a cuestionar algunas de las críticas que ciertos sectores de la sociedad hacen de las mismas, habiendo dejado claro mi preocupación con el MAL USO, y siempre pensando que estamos hablando de un uso con SENTIDO COMUN.

Mi primera reflexión va para todos aquellos usuarios que critican el espíritu narcisista de las redes sociales. ¿Que hacemos cuando en televisión hay un programa que no nos gusta? ¿cambiamos de canal, verdad? Pues queridos amigos, si alguien no nos gusta, nos molesta o nos genera ese sentimiento al exponerse y posar delante de una cámara o contar lo primero que le venga en gana es tan sencillo como no seguirle. Es de genero absurdo seguir a alguien para criticar después lo que hacen o dejan de hacer, salvo que seas periodista y la otra persona un personaje público que entiendo, entra dentro de las reglas del juego.

Quizás tengan razón y las redes sociales despierten o hagan patente el espíritu ególatra de las personas, pero como decía John Dewey, uno de los grandes filósofos de Estados Unidos, el impulso más profundo de la naturaleza humana es “el deseo de ser importante”. De ahí la importancia del aprecio y el reconocimiento de los demás.
Así que yo prefiero hablar del deseo innato de ser importante, no de narcisismo, lo que vemos a diario en las redes ( os recuerdo que no hablamos de los extremos) . Y yo me pregunto, y si de esta manera los usuarios consiguen sentirse mejor, ¿que hay de malo en ello? Alguno diría…los psicólogos tienen trabajo con ellos.

Bromas aparte, os voy a decir lo que hay de malo. Y es que hay otro sentimiento innato en el ser humano que las redes sociales ha aireado mucho también y es la envidia. Como solemos decir en coaching, las criticas hablan más de uno mismo que del otro. Es la famosa ley del espejo de Yoshinori Noguchi. Así que cada uno saque sus propias conclusiones.
Y es que todo se reduce al RESPETO. Respeto con lo que cada uno decida hacer con su vida, siempre y cuando no dañe, no lastime, ofenda o cause algún perjuicio a los demás. Así de simple, así de sencillo. Y a nuestros más jóvenes educarles en ética y valores, de esta manera, podrán tener en sus manos la herramienta que quieran porque sabrán usarla adecuadamente.

Así que dejando atrás esta reflexión, puedes cambiar de canal o seguir leyendo algunos de los beneficios, que al menos a mi, me han traído las redes sociales.
Amigos y contactos. Dicen que las tecnologías nos alejan de la realidad, de la conversación mirándose a los ojos, de los sentidos…y si volvemos al extremo del MAL USO de las mismas, tienen razón. Pero una cosa no sustituye a la otra, es más, la tecnología hace más grande la otra, la humana.
Y no hablo de amigos o contactos digitales, hablo de gente interesante, afín a ti que has tenido ocasión de conocer y quedar gracias a las redes sociales, o que simplemente habéis coincidido en algún lugar, os habéis reconocido de las redes y habéis entablado una conversación. Gente que suma, que enriquece y que de ninguna otra manera hubieses conocido jamás. Y esto puede llevarte a lazos profesionales, personales o simplemente a tener referentes en temas concretos.
Descubrir y Aprender. ¿sabes la cantidad de cosas que puedes descubrir a través de las personas que publican en las redes sociales? Restaurantes, lugares para viajar, moda, entrenamientos, dietas, cosmética….La experiencia usuario es mas valiosa que cualquier buena campaña de marketing.
Marca. Las redes sociales son un punto básico para la mayoría de los negocios para contactar a su audiencia. Son EL LUGAR en donde los consumidores comparten sus opiniones acerca de las marcas e interactúan con ellas. De manera que utiliza bien tus redes sociales y podrás ganarte la confianza de tu público, tus clientes y usuarios.
Oportunidades. Por extensión de lo anterior, dejarte ver, crear confianza, reputación te acerca a oportunidades que ni te esperabas, un escaparate al mundo infinito que abre puertas por lo que te animo a que las descubras.
Y por supuesto…Diversión. Pruébalo, con cabeza, sentido común, con ganas de disfrutar en lugar de criticar y descubrirás toda su grandeza.

Y es que de igual manera que veíamos cómo en siglos anteriores, hombres y mujeres intrépidas movidos por su sed de conocimiento se lanzaron a conocer nuevos mundos en la era de los descubrimientos, dispuestos a enfrentarse a nuevas amenazas y peligros naturales convencidos de su beneficio para el desarrollo de la humanidad, hoy, internet es ese nuevo mundo desconocido, lleno también de peligros, pero repleto de cosas impresionantes por descubrir.

Si nuestros antepasados no hubiesen asumido esos riesgos hoy estaríamos anclados en la edad de piedra. De igual manera, internet nos va a permitir, evolucionar, conocer y descubrir, en tanto en cuanto haya un marco legal, regulatorio y educativo que evolucione a la misma velocidad que lo hace la propia tecnología para protegernos de las modernas amenazas. Ese es el reto real al que nos enfrentamos.

Tags: , , ,